El mosaico: otra forma de creación


El mosaico es un arte decorativo que utiliza teselas (fragmentos de mármol, piedra, cerámica, cristal, azulejo...) para crear composiciones. Se dice que los romanos consideraban tan exquisito el arte del mosaico que pensaban que sólo lo podían hacer aquellos favorecidos por las musas, de ahí su nombre.

Las obras más antiguas que pueden recibir este nombre datan del siglo IV a.C. y se encuentran en la zona de Mespotamia. La técnica procede del perfeccionamiento de los primitivos pavimentos  de guijarros. Poco a poco, los guijarros se fueron tallando en forma de cubo (teselas), lo que propició la posibilidad de crear grandes composiciones artísticas.

Los romanos lo llevaron a su pleno desarrollo y, posteriormente, en Bizancio y Venecia se continuó con esta tradición enriqueciéndolo con el uso de teselas doradas. Con el tiempo cayó en desuso, y  no es hasta finales del siglo XIX cuando esta técnica fue recuperada por el gusto de lo artesano y las tendencias arcaizantes, siendo utilizado por artistas como Braque, Klimt, Chagal, Diego Rivera... Cabe una mención especial a Antoni Gaudí, que dio un giro al mosaico tradicional con la técnica del Trencadís, azulejos rotos en trozos irregulares que componen modelos decorativos.


En el estudio

Al igual que la pintura, es un arte en dos dimensiones pero el resultado es completamente distinto: verás como tus diseños quedan más vibrantes y con una fuerza especial. Es un arte expresivo y muy versátil ya que puedes crear pequeñas composiciones a modo de cuadros, forrar cajas, macetas, decorar espejos...incluso si quieres decorar una pared te lo puedes llevar listo para instalar de una forma cómoda y sencilla.

No hace falta ninguna habilidad especial para ello, y disponemos de clases de adulto e infantil. Se trata de una actividad relajante y tranquila que además, en el caso de los niños, permite desarrollar la concentración, la capacidad de acabar las  tareas y la  previsión.

Todo está incluido en el precio, así te será más cómodo venir y disfrutar de esta actividad:

Para adultos: piedra, teselas acrílicas, azulejos, o teselas hechas por nosotros mismos serán los materiales utilizados.  Las herramientas necesarias y los soportes (mallas y tableros de diferente medida) también están incluidos.

Para niños: los materiales utilizados serán teselas fabricadas en el taller, sin tener que utilizar herramientas. Con arcillas especiales y pinturas, crearan sus propias teselas para dar vida a creaciones de lo más originales. Los tableros también está incluidos.


Y si quieres  traer algo especial que te gustaría decorar, también puedes hacerlo, ¡disfruta ya de este arte inspirado por las musas!